Frisbee time en San Quintin

Hoy fuimos a otro pueblo llamado Umingan, ahi, al parecer las opiniones estan divididas. Me atrevi a entrar a una casa de opinion contraria y con una gran sonrisa empece a repartir golosinas y a invitar a los ninios a la clase de Chris. Aunque no hablo su idioma, con seniales les supe decir que habian muchos regalos y que no nos importaba su posicion politica, que los queriamos ayudar igual.

Al parecer a esta gente la gobiernan con el miedo. Y eso, contrario a lo que Maquiavelo sensei nos ensenio parece no dar frutos con ellos. Al final logramos convertirlos y sacarles varias rondas de aplausos.

Luego en otra parroquia cercana, los ninios tenian un hambre solamente comparable con la sinverguenzura de sus padres. Basura por todos lados e incluso algunas de las sucisimas criaturas escondiendo los regalitos que ya les habiamos dado para hacernos pensar que no tenian y les volviesemos a dar. Esta gente necesita ayuda urgente…ayuda que se llama escuela. Civismo.

Despues de la comida salimos disparados al aniversario de una iglesia Cristinana-evangelica. Ahi tuve la rara oportunidad de dar una charla inspiradora. Como no hablo el lenguaje local la di en ingles y basicamente use el concepto de la Biblia de que somos hechos a imagen y semejanza de Dios para vender la idea de que el 80% de la solucion al desarrollo de nuestros pueblos comienza en nuestros corazones ya que tenemos capacidad creadora al igual que nuestro Dios.

Casi al final de la tarde nos fuimos a San Quintin. Un pueblo lindo, rodeado de montanias.

Jugamos al frisbee con los ninios y les dejamos un poquito de esperanza.

Isshokenmei

JAP